Ecografía Deportiva y Musculoesqueletica

Portada de Ecografía Deportiva y Musculoesqueletica

La ecografía se basa en el empleo de los ultrasonidos u ondas de sonido a través del organismo, reflejándose los mismos y recogiéndose estos en unos instrumentos especiales (sondas) que a su vez crean una imagen de la parte del cuerpo que estamos estudiando (que podemos ver en la pantalla del ecógrafo), debiendo de dejar claro que estos ultrasonidos no tienen nada que ver con los rayos X, siendo del todo inofensivos y pudiendo repetirse las ecografías todas las veces que se quiera.

 Entre las lesiones más frecuentes que aparecen como consecuencia de la actividad deportiva en general, nos encontramos con las siguientes: 

• Epicondilitis o “codo del tenista”.

• Epitrocleitis o “codo del golfista”.

• Hombro doloroso por tendinopatías de los tendones del manguito de los rotadores, roturas tendinosas, bursitis, etc.

• Tendinitis del bíceps braquial.

• Esguince de muñeca.

• Tendinitis de los dedos de la mano.

• Cadera dolorosa por lesión de los aductores o pubalgia.

• Hematomas en parte anterior del muslo por contusiones o rotura del recto femoral.

• Rupturas de musculatura isquiotibial con dolor en parte posterior del muslo.

• Esguince de rodilla con afectación de los ligamentos laterales de esta articulación.

• Tendinopatía del cuádriceps o del rotuliano (“rodilla del saltador”).

• “Tendinopatía de la pata de ganso” (Dolor en parte interna de la rodilla).

• Rotura de los gemelos o “tennis leg”.

• Esguinces o torceduras de tobillo.

• Tendinopatías del tendón de Aquiles.

• Fascitis plantar o dolor en la planta del pie.

• Otras lesiones como serían las que afectan a la musculatura abdominal (roturas o distensiones del recto abdominal).

Como decíamos antes el deporte es “salud”, pero bien por sobreesfuerzos, por no realizar ejercicios de calentamiento de una manera correcta, por traumatismos o caídas o simplemente por efecto de actividades o deportes no acordes con las condiciones físicas del sujeto se producen gran cantidad de lesiones, que afectan sobre todo a los tendones, músculos y ligamentos, aunque también pueden aparecer estas lesiones en otras estructuras como serían las bursas o el cartílago articular, siendo en todos estos casos la ecografía la técnica inicial que se debe de usar para el estudio y diagnóstico de la patología presentada, ya que permite la visualización de todas estas estructuras y además de ser inocua, permite la repetición de la misma todas las veces que se quiera, lo que la hace fundamental para seguir la evolución del proceso, siendo estos los mismos argumentos para el uso de la ecografía en el resto de las lesiones del Aparato Locomotor, ya sean degenerativas, traumáticas o de otra causa.

                Para la realización de esta ecografía, contamos en nuestro centro con un ecógrafo de alta gama, Toshiba Aplio 500, con tecnología de última generación que permite obtener unas imágenes de alta calidad, permitiéndonos esto alcanzar un diagnóstico más exacto de la patología presentada, así como poder aplicar tratamientos ecoguiados con más exactitud.